martes, 21 de mayo de 2013

CURIOSIDADES SOBRE EL MUNDO DEL TEATRO

Ahora que muchos alumnos de 2º de ESO estáis enfrascados en la preparación de las representaciones de las tres obras teatrales breves que hemos leído en clase, os voy a contar algunas anécdotas sobre el maravilloso mundo del teatro.
Teatro de Epidauro
  • Sobre el espacio teatral. Las ruinas de los teatros griegos que se conservan hoy nos dan testimonio de su magnífica construcción: construidos aprovechando las pendientes naturales de las colinas cercanas a las ciudades, eran capaces de albergar miles de personas (diecisiete mil el teatro de Atenas o cuarenta mil el de Megalópolis) y poseían una acústica inmejorable (en un gran teatro como el de Epidauro el tintineo de una moneda en la escena es perfectamente escuchado desde cualquiera de sus catorce mil localidades).

    Tramoya escénica
  • Sobre la tramoya (o las máquinas empleadas en la representación teatral para cambios de decorado y efectos especiales). Los espectadores de teatro siempre han buscado en las representaciones que se les sorprendiera con los efectos especiales más variados. En el siglo XVII, por ejemplo, eran muy utilizadas las máquinas dedicadas a fingir el vuelo, cuyos motores estaban dispuestos en los telares, o las trampas para la aparición o desaparición de un personaje o un objeto, consistentes en una pequeña plataforma que subía desde el foso.

Máscaras de la comedia
 y de la tragedia
  • Sobre el vestuario. Las máscaras eran elementos imprescindibles en las representaciones teatrales de Grecia y de Roma. Se han convertido en símbolos eternos del teatro y su origen se remonta a las ceremonias religiosas. Tanto la máscara de la tragedia, de elevada frente, como la de la comedia, caricaturesca, presentaban enormes bocas que según algunos les servirían a los actores como altavoz. Algunos directores  modernos han recuperado hoy las máscaras para las representaciones, volviendo de esta forma a los orígenes del teatro. Por otro lado, entre las múltiples supersticiones que existen en el teatro, se dice que el color amarillo da mala suerte porque Molière, el autor y actor francés, murió representando su obra El enfermo imaginario vestido de ese color.

    Mosaico romano que
    representa una comedia
  • Sobre los actores. La consideración hacia los actores ha ido cambiando a lo largo de la historia: en Grecia,  los actores, que eran ciudadanos, gozaban de una posición social privilegiada; con el tiempo esa posición iría decayendo hasta llegar a ser despreciados e incluso perseguidos, especialmente en las sociedades en las que el teatro perdió su carácter sacro. La forma de vida de los actores (que constituían comunidades cerradas con otros actores al margen de los grupos mayoritarios y que solían vivir promiscuamente) les granjeó siempre mala fama: la Iglesia los condenó muchas veces y prohibió enterrarlos en sagrado y el pueblo siempre los miró con recelo, acuñando muchísimos tópicos y bromas hacia ellos: "esconded las gallinas, que vienen los cómicos".

Lope de Vega
  • Sobre los autores. Muchos de los grandes autores dramáticos, además de su faceta creativa, han sentido el gusanillo del teatro y han ejercido en él diversos oficios. William Shakespeare, Molière y Bertolt Brecht fueron también actores. Federico García Lorca fue director de la compañía teatral de La Barraca. Algunos autores han pasado a la historia del teatro, además de por su innegable valor artístico, por su incansable capacidad para escribir: Lope de Vega escribió alrededor de mil quinientas piezas, de las que se han salvado más de seiscientas, por lo que se le conoce como el fénix de los ingenios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario