martes, 30 de junio de 2020

UN FINAL DE CURSO NO TAN INSÓLITO

He recibido, como todos los docentes de la comunidad autónoma de Aragón, la carta de final de curso del Consejero de Educación en la que agradece el papel jugado por los profesores en este curso inédito e insólito. Y, como docente, no voy a desdeñar el agradecimiento, pero sí le diré que lo que esperaban los maestros y profesores era algo diferente: el reconocimiento efectivo de su labor docente, por un lado, y propuestas, planes e iniciativas para una mejora en la calidad de la enseñanza, por otro.
La pandemia ha dejado al aire muchas de las carencias que hemos sufrido en los últimos tiempos en el ámbito educativo. La autonomía de los centros no debe esconder la falta de un proyecto claro en materia educativa en Aragón, consensuado con todos los actores y no impuesto a cualquier precio. Dignificar la labor de los docentes debe significar, por ejemplo, recuperar condiciones de trabajo como las dieciocho horas lectivas semanales o la reducción de jornada a los mayores de 55 años, medidas que otras comunidades han impulsado ya desde hace varios cursos.
La labor docente debe realizarse en condiciones óptimas para que pueda alcanzar a todos los alumnos y en especial a los vulnerables y a los vulnerados. Para ello la bajada de las ratios en todos los niveles educativos y el aumento de las plantillas de profesorado se hacen imprescindibles. Solo de esta forma se puede llegar a la atención individualizada y permanente de los alumnos. La inversión en educación es vital si nos guía verdaderamente el propósito de mejorar la atención de estos alumnos con más necesidades, que se han visto más desamparados todavía en la situación vivida durante el estado de alarma.
La Administración debe abanderar las propuestas, iniciativas y planes que nos preparen para las nuevas situaciones que puedan darse en el futuro próximo. No puede responder con tardanza y con falta de concreción ante los nuevos retos. En pleno siglo XXI los centros educativos públicos adolecen de una falta sangrante de medios y, en especial, los relacionados con los medios informáticos. Responder ahora con una nueva plataforma educativa, cuando muchos centros han trabajado desde hace varios cursos con las ya existentes, algunas muy rodadas y contrastadas, es revelador de esa falta de reflejos. Si a esto se suma la desconfianza acerca de cómo se han pilotado y desarrollado otras plataformas, como sigad, los docentes no podemos sino mostrarnos una vez más escépticos. Las nuevas tecnologías, que ya no lo son tanto, no han entrado todavía en los colegios e institutos de nuestra comunidad con la fuerza que reclaman los tiempos en que vivimos.
Los cambios que los docentes hemos ido aplicando en estos meses de confinamiento han sido mucho más rápidos. Hemos mostrado la capacidad de flexibilidad y adaptación de nuestra labor a unas nuevas circunstancias en un tiempo récord. Estos cambios han nacido de los propios profesionales, sin ningún tipo de aliento por parte de los órganos administrativos competentes. Estos cambios han supuesto que muchos equipos personales (ordenadores, cámaras, teléfonos, routers, software) se pusieran a disposición de la Administración sin que esta haya dicho nada de cómo retribuir todo esto hasta la fecha.
Los planes para el nuevo curso no deben inspirarse en las medidas tomadas en el estado de alarma. No se puede paralizar el curso académico. Como expresa la propia palabra en latín «curso» es algo que corre, que fluye, es un recorrido, es una carrera, y esta no puede detenerse a mediados de marzo, a falta todavía de un tercio del curso. No se puede trasladar a los alumnos y sus familias que el sistema no tiene respuesta ante una situación nueva y que no se va avanzar en algo como es la educación que se sustenta en el desarrollo de las capacidades del alumno. Es imposible el desarrollo de algo sin nuevos retos o nuevas metas. No se puede trasladar a los alumnos y sus familias que el sistema no ha fallado proponiendo solo cambios en las condiciones de promoción y  titulación.
La comunidad educativa sigue esperando. Porque quienes deben llevar la iniciativa son los responsables del Departamento de Educación que han estado desaparecidos  durante muchos días en este estado de alarma en que los maestros y profesores hemos desarrollado nuestro trabajo. Dejar al albur la preparación del nuevo curso sería una falta de responsabilidad absoluta. Claro que estamos esperanzados con el nuevo curso, pero lo que esperamos es que se adopten las medidas oportunas con anterioridad y no que cada profesional vuelva a sacarse las castañas del fuego como pueda y sin ningún tipo de respaldo de la administración.
Nunca desdeñaré un agradecimiento, pero lo que esperaba de la Consejería de Educación de Aragón era quizás algo diferente: propuestas y medidas concretas que prestigien y faciliten la labor docente y redunden en una mejor calidad en la educación de nuestros alumnos. En resumidas cuentas, el final de curso repite las mismas carencias y flaquezas de muchos años atrás y deja de ser insólito para convertirse en algo rutinario.
A todos los lectores del blog, feliz verano. Nos volvemos a ver en septiembre.

miércoles, 17 de junio de 2020

FALSAS ATRIBUCIONES LITERARIAS, ENTRE LA IMPOSTURA Y EL JUEGO


Se acerca el final de curso, un curso extraño y singular, sin duda, e inevitablemente en las revistas escolares o en los blogs o en las páginas webs de colegios e institutos o en los actos de clausura (virtuales) se volverán a repetir los acostumbrados tópicos sobre la enseñanza y el aprendizaje y los textos sobre educación o motivación que tanto gustan en estos momentos en que se termina una etapa educativa o un curso escolar. 
Un falso Modigliani. Por Elmyr de Hory
Y ciertamente entre estos últimos textos se advierte, desde hace ya un tiempo, un especial regusto por citar tres o cuatro con especial reiteración. Y curiosamente en cuanto uno se pone a rastrear la autoría de esos textos pronto se da cuenta de que han sido atribuidos falsamente a autores de gran prestigio en nuestra literatura como Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Pablo Neruda, Mario Benedetti o Gabriel Celaya. Y calamitosamente caemos en alguno de los principales errores que deberíamos evitar, al menos, en el campo educativo, el de no ejercer la crítica y la lectura competente, por ejemplo. Y eso que en el estudio de la literatura ya estamos prevenidos y conocemos las historias de autores apócrifos como Mateo Luján de Sayavedra y Alonso Fernández de Avellaneda o casos como los de Lope de Vega (a quien se atribuyen más de mil obras, pero solo son suyas unas trescientas, según los estudios filológicos) o Calderón de la Barca que en 1677 se quejaba en el prólogo a una edición de sus autos sacramentales de la publicación de textos que «sin ser míos andan con mi nombre».

En los últimos días, por otras razones, los medios de comunicación han hablado de este asunto que tanto revuelo levanta siempre en las redes. Valgan estos dos ejemplos: el artículo de Verne en El País Este poema no es de Neruda: hablamos con los autores apócrifos clásicos de internet y el programa Por fin no es lunes de Onda Cero en esta entrevista con la profesora Susana Gil-Albarellos.

Aunque en la mayoría de los casos la falsa atribución esté desautorizada, paradójicamente sigue triunfando. Hagamos un repaso por algunos de esos textos que todavía se siguen leyendo y citando recurrentemente en Internet.
El primero es un poema atribuido a Gabriel Celaya que en varios institutos he visto repetir como homenaje a los profesores que se iban a jubilar o como exaltación de la profesión:
Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca…
Hay que medir, pensar, equilibrar…
y poner todo en marcha.
Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia concentrada.
Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño,
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que, cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera enarbolada.
El profesor Antonio Chicharro nos reveló en su blog la verdadera autoría del poema: el hermano de La Salle Fermín Gainza. A pesar de ello, la falsa atribución sigue teniendo éxito.
Otro poema de carácter motivante, en la línea de la literatura de autoayuda, muy frecuente en estas fechas, es el atribuido a Mario Benedetti, No te rindas. A pesar de las búsquedas de su autoría nadie ha logrado revelar el nombre del poeta.
El poema Instantes, otras veces titulado Momentos, ha sido atribuido erróneamente a Jorge Luis Borges.
Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.

En Wikipedia se hace un análisis exhaustivo del origen del equívoco y de la verdadera autoría que recaería en Don Herold, contradiciendo a su vez a María Kodama, la esposa de Borges, quien lo atribuyó a la escritora estadounidense Nadine Stair, autora de la que incluso se duda de su existencia, como avala Ivan Almeida en un artículo que puede leerse también en internet. Este estudio termina con estas palabras que aportan una nueva e irónica valoración de las falsas atribuciones: «No hay que olvidar que, a pesar de todo […] hay personas a quienes la lectura de Instantes ha llevado a descubrir Ficciones. Quizá la historia de la literatura sea la historia de algunos grandes errores de lectura. Por suerte, Borges escribió un texto célebre, llamado Borges y yo. Nunca sabremos a cuál de los dos le está sucediendo esta historia. Pero podemos estar seguros de que el otro se divierte jubilosamente».
Otro de los autores a los que se le han atribuido erróneamente numerosos poemas es Pablo Neruda. La Fundación dedicada al poeta ya sentenció que Muere lentamente quien no viaja, Nunca te quejes o Queda prohibido no son obra del poeta chileno. Según Adriana Valenzuela, bibliotecaria de la Fundación Pablo Neruda, Muere lentamente quien no viaja es de la autora brasileña Martha Medeiros, Queda prohibido es del escritor español Alfredo Cuervo, como atestigua el artículo citado antes de Verne, y Nunca te quejes es de autor desconocido. A pesar de todo ello, cuando buscamos en la red cualquiera de estos versos muchas páginas siguen atribuyendo a Neruda su autoría.
Nunca te quejes de nadie, ni de nada,
porque fundamentalmente tú has hecho
lo que querías en tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti
mismo y el valor de empezar corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre surge de
las cenizas de su error.

Nunca te quejes de tu soledad o de tu
suerte, enfréntala con valor y acéptala.
De una manera u otra es el resultado de
tus actos y prueba que tú siempre
has de ganar.[…]

Termino este pequeño repaso por algunas de las falsas atribuciones que triunfan en Internet con un par de breves reflexiones. Los lectores debemos estar alerta siempre en el acto de la lectura pues somos piezas esenciales de él junto al autor y la obra, por lo que la mejora de nuestra competencia lectora nunca tenemos que darla por concluida. Y en nuestro acceso a la información a través de las redes, no debemos creer todo lo que vemos escrito sin más, aun en páginas reputadas.
Para otro momento dejo el apasionante juego de las metafalsificaciones, cimentado en la ironía, como el que demostró Max Aub en su ingeniosa Antología traducida o el que llevó a cabo en la prestigiosa revista Quimera Vicente Luis Mora, quien suplantó brillantemente a diferentes críticos y estudiosos, en un número dedicado a Literatura y falsificación, siguiendo la estela de otros autores como Clarín que ya había practicado estos juegos en sus Folletos literarios. Todo ello sin perder de vista el excelente cuento de Jorge Luis Borges Pierre Menard, autor del Quijote, que termina con estas sugerentes palabras: Menard (acaso sin quererlo) ha enriquecido mediante una técnica nueva el arte detenido y rudimentario de la lectura: la técnica del anacronismo deliberado y de las atribuciones erróneas. Esa técnica de aplicación infinita nos insta a recorrer la Odisea como si fuera posterior a la Eneida y el libro Le jardin du Centaure de madame Henri Bachelier como si fuera de madame Henri Bachelier. Esa técnica puebla de aventura los libros más calmosos. Atribuir a Louis Ferdinand Céline o a James Joyce la Imitación de Cristo ¿no es una suficiente renovación de esos tenues avisos espirituales?
Las falsas atribuciones ya no son una impostura, sino que se convierten en todo un estupendo juego literario en el que se reflexiona sobre la autoría de la obra y se abre el camino a géneros como la autoficción o la metaficción.

viernes, 29 de mayo de 2020

SOBRE EL PUNTO DE VISTA: PROPUESTAS PARA UN NUEVO RELATO DE «RÉQUIEM POR UN CAMPESINO ESPAÑOL»

 La reflexión sobre el proceso creador del discurso narrativo contribuye tanto a hacernos narradores más competentes y eficaces como a hacernos mejores lectores.
[Elías García Domínguez, Cómo leer textos narrativos, editorial Akal]


Una vez terminada de leer Réquiem por un campesino español, la novela de Ramón J. Sender, vamos a practicar con uno de los elementos que componen  toda narración, la perspectiva o punto de vista del narrador o focalización.
El principio de perspectiva de una narración establece que el narrador, al contar una historia, tiene que hacerlo desde algún punto de vista, desde alguna perspectiva. Las formas más frecuentes son las del narrador omnisciente (que lo sabe todo acerca de los personajes y los acontecimientos), el narrador subjetivo (que se coloca en el punto de vista de un personaje, que puede ser él mismo y dar lugar a una narración autobiográfica) y el narrador intersubjetivo (que unas veces se coloca en el punto de vista de un personaje y otras en el de otro), pero en narraciones de cierta extensión es normal que el narrador varíe de perspectiva y combine estos procedimientos. La perspectiva también determina la mayor o menor cercanía del narrador a lo narrado, la lentitud o rapidez con que se cuentan los sucesos, la mayor o menor precisión, o los registros de lengua empleados (las marcas específicas que el sujeto proyecta en el relato).
[Elías García Domínguez, Cómo leer textos narrativos, editorial Akal]

En Réquiem por un campesino español el relato nos llega a través de un narrador en tercera persona, omnisciente, que nos introduce en los recuerdos de mosén Millán acerca de la vida de Paco el del Molino, el joven por el que se va a celebrar la misa de réquiem. En el transcurso de esa espera en la sacristía de la iglesia, el monaguillo recuerda en sus entradas y salidas fragmentos de un romance con el que el pueblo homenajeó al joven fallecido, en cuyos versos se va anticipando su trágico y violento final.
Nuestra práctica de escritura creativa se va a centrar en recrear desde diferentes puntos de vista algunos de los acontecimientos que se narran en la novela, teniendo presentes todos los aspectos señalados en el recuadro que habla acerca del principio de perspectiva (punto de vista adoptado, conocimiento de lo narrado, registro lingüístico empleado,...).
Por mi parte voy a sugerir unas cuantas prácticas de escritura, de las que deberéis desarrollar dos, aunque podéis proponer otras diferentes:
  • Paco el del Molino cuenta a sus padres, siendo un crío, su visita a las cuevas acompañando a mosén Millán para  administrar la extremaunción a un enfermo.
  • Una mujer superviviente del ametrallamiento del carasol relata a sus vecinas el terrible suceso.
  • Don Valeriano cuenta en el casino de la capital todos los sucesos relacionados con las elecciones municipales de abril de 1931 y la repetición del proceso electoral que se produjo en su pueblo.
  • El monaguillo, que acompañaba a mosén Millán, cuenta su versión de la detención de Paco en las Pardinas a otros chicos de su misma edad.
  • Jerónima, «tan vieja que decía tonterías», recuerda algún episodio de la vida de Paco el del Molino.
  • Paco el del Molino, en un monólogo interior, recrea sus dudas antes de decidir su fuga en el momento de la represión al comienzo de la guerra.
El monólogo interior es una modalidad particular de la perspectiva o focalización interna elegida en el relato. Resulta de la representación más directa del fluir de la conciencia de un personaje. De este modo, el aprovechamiento de la perspectiva del personaje consiste en centrar la narración en lo íntimo de sus reflexiones. Para plasmar esas reflexiones tal como son producidas, el monólogo interior lleva muchas veces a la desarticulación sintáctica del discurso y a la enunciación de sintagmas más o menos caóticos que normalmente reflejan estados de ánimo emocionalmente perturbados. Desde que empezó a cultivarse en la novela realista y naturalista, el monólogo interior acentúa la primacía de la psicología del personaje en detrimento de la descripción de espacios o del desarrollo de la acción.
[Carlos Reis, Comentario de textos, Ediciones Almar Universidad]

  • Un señorito falangista, un pijaito, narra a sus amigos lo que han hecho al llegar al pueblo.
  • El zapatero muestra su opinión acerca de los hechos que se viven durante el periodo de la Segunda República, tanto en España como en el pueblo.
Cada uno de los textos elaborados debe tener al menos diez líneas y ajustarse al máximo en la forma de expresión al punto de vista elegido.
El plazo de entrega de este trabajo será el 9 de junio.