viernes, 30 de enero de 2015

REPENSANDO LA PAZ

Viñeta de Forges
Hoy se celebra el Día Escolar de la No Violencia y de la Paz y por ello nunca está de más repensar qué significa la paz en nuestro mundo. Seguramente en esta reflexión la paz irá vinculada inseparablemente a otros valores como la justicia, la libertad, la igualdad y la solidaridad, que no son precisamente moneda corriente en este convulso siglo XXI. Os invito a leer dos poemas del escritor alemán Bertold Brecht que nos arrojarán nuevas luces sobre las nociones de paz y violencia.


MUCHAS MANERAS DE MATAR

Hay muchas maneras de matar.
Pueden meterte un cuchillo en el vientre.
Quitarte el pan.
No curarte de una enfermedad.
Meterte en una mala vivienda.
Empujarte hasta el suicidio.
Torturarte hasta la muerte por medio del trabajo.
Llevarte a la guerra, etc...
Solo unas pocas están prohibidas en nuestro Estado.


GENERAL, TU TANQUE ES MÁS FUERTE QUE UN COCHE

General, tu tanque es más fuerte que un coche.
Arrasa un bosque y aplasta a cien hombres.
Pero tiene un defecto:
necesita un conductor.
General, tu bombardero es poderoso.
Vuela más rápido que la tormenta y carga más que
un elefante.
Pero tiene un defecto:
necesita un piloto.
General, el hombre es muy útil.
Puede volar y puede matar.
Pero tiene un defecto:
puede pensar.

martes, 27 de enero de 2015

MEMORIA DEL INFIERNO DE MAUTHAUSEN

Mantened la memoria viva
[Lema del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto]

Hoy 27 de enero se conmemora el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto. En el blog queremos recordar hoy, como hicimos el año pasado o en otras entradas, los testimonios de dos de aquellas víctimas. Uno es el estremecedor relato que el aragonés Mariano Constante contó en su obra Los años rojos para rememorar su llegada al campo de exterminio de Mauthausen. Otro es el que corresponde a las fotografías, que acompañan esta entrada, que realizó el catalán Francesc Boix en ese mismo campo y que sirvieron de prueba en los procesos contra los criminales de guerra nazis desarrollados en Núremberg y Dachau.
Primeras impresiones del «campo de la muerte»
Al bajar del tren, mi primera visión a través de la penumbra y de neblina matinal fue una fila de soldados, con el casco de acero, y en la mano el fusil con la bayoneta calada.
Al ver aquella estación, parduzca, desierta, me invadió en seguida un sentimiento de miedo y tristeza. Los SS nos estaban esperando. Aquellos SS de los cuales habíamos oído hablar tanto, con la insignia tan conocida: la calavera en el casco y también en el cuello de la guerrera. Todos eran jóvenes de 18 a 24 años. Algunos llevaban una cinta negra en la parte inferior de la manga, sobre la cual había escrito, en letras blancas, Toten-kopf (cabeza de muerto, o calavera).

De repente, tras una orden gritada en alemán, la jauría se desencadenó. Gritos, empujones, palos, culatazos, para formarnos de tres en tres. Y desgraciados los que no obedecían en seguida! Escoltados por unos 150 SS, atravesamos el pueblo de Mauthausen. Ni un sólo ser viviente en la calle principal. Las casas estaban cerradas. Ni siquiera se oía el ladrido de un perro al pasar nosotros, como si al paso de las hordas hitlerianas llevando su rebaño al matadero, todo ser viviente, hombres y animales, hubieran quedado petrificados. Una vez cruzado el pueblo, comenzó la subida hacia el campo, por un camino estrecho, resbaladizo, donde era difícil avanzar en filas de tres. Había que marchar rápidamente bajo la lluvia de golpes. Antes de llegar al campo varios compatriotas cayeron al suelo, extenuados, siendo pisoteados por sus verdugos. Pudimos recogerlos y arrastrar a varios hasta el campo, al que llegamos después de media hora de marcha, siempre cuesta arriba.
Mi primera impresión fue la de encontrarme ante una inmensa obra de construcción, ya que había muchos hombres empleados en trabajos de excavación. Pasamos el primer control y entramos en el recinto o perímetro exterior, donde me apercibí de las torretas de vigilancia, en las cuales montaba guardia un centinela con ametralladora. Sobre un muro en construcción, un águila inmensa, en cobre verde, dominaba la entrada de la plaza donde estaban los garajes de los SS. No tuve la menor duda: estábamos en uno de aquellos campos de los cuales tanto habíamos oído hablar. Aún tuvimos que subir por unas escaleras de granito y nos encontramos ante las dos torres que debían sostener, más tarde, la puerta de entrada. Digo más tarde, porque en aquella época la fortaleza no estaba terminada. Había veinte barracas, y las alambradas estaban colocadas apenas a dos metros de las puertas de las barracas 1, 6, 11 y 16. Las alambradas estaban sostenidas con postes de madera y enganchadas en aisladores de porcelana. En el primer poste, una placa metálica con esta inscripción : Vorsicht! Lebensgefär (atención, peligro de muerte). Yo no conocía todavía el alemán, pero un relámpago rojo, dibujado junto a la inscripción, me hizo comprender que se trataba de alambradas con corriente eléctrica de alta tensión.

¡Una verdadera visión de pesadilla!
Miré en torno nuestro y vi a los SS con los látigos de nervios de buey, rodeados de varios colosos (kapos), vestidos con trajes de presidiarios, que vociferaban y amenazaban a otros presos que trabajaban. Las alambradas de alta tensión, el humo negro y el olor a carne quemada que venía de una gran chimenea situada al fondo de la plazoleta donde nos encontrábamos, el aspecto siniestro de las barracas, todo ello parecía un cuadro dantesco. Sentí una opresión inmensa, atenazadora, que me hacía un nudo en la garganta, de donde no podía salir una sola palabra. Aquella imagen era la que yo me hacía del infierno.

jueves, 22 de enero de 2015

«ICONOS PARA DAR Y TOMAR»

Estos sí son iconos
Os dejo el artículo «Iconos para dar y tomar» escrito por el periodista Javier Ortiz, poco antes de morir en 2009, que vamos a comentar en clase desde el punto de vista lingüístico. En algunas ocasiones los articulistas reflexionan en sus columnas sobre asuntos relacionados con el uso de la lengua que revelan igualmente su visión de la realidad. Sus comentarios sobre la necesidad de precisión lingüística y la obligación de tener una conciencia crítica sobre lo que hacemos (sea escribir o cualquier otra actividad) conectan con cuestiones ya tratadas en clase en distintos momentos.


Todos los días, tropecientos periodistas españoles escriben o dicen de alguien que es un icono. De lo que sea. Que si van a difundir un documental sobre los iconos del western, con Clint Eastwood en el papel de icono estelar; que si Marilyn Monroe se convirtió en un icono del pop gracias a Andy Warhol (otro icono); que si Almodóvar es un icono del nuevo cine español…
Antes se hablaba de personajes de culto, de ídolos, de emblemas, de mitos, de símbolos. Nada del otro jueves, pero por lo menos era castellano; no un rebote absurdo del inglés. 
El sustantivo “icono” tiene cuatro acepciones registradas en el DRAE: o es una representación religiosa propia  de las iglesias cristianas orientales, o es una tabla pintada con técnica bizantina, o es un signo que mantiene semejanza con el objeto representado (como en ciertas señales de tráfico, por ejemplo), o bien, y en informática, es una representación gráfica esquemática que sirve para identificar ciertas funciones o programas.
No veo yo que Marilyn Monroe encaje en ninguna de esas posibilidades. Podría albergar ciertas dudas con respecto a Pedro Almodóvar, pero, tratándose de Marilyn, ninguna.
Sobrepasemos la anécdota e indaguemos en la categoría: ¿por qué tanto profesional de la comunicación se empeña en hablar y escribir imitando acríticamente a quienes lo rodean (o a sus jefes), recurriendo a los mismos latiguillos, barbarismos y frases hechas, sin preguntarse siquiera si lo que está diciendo o escribiendo se da de patadas con el diccionario y con la gramática?
Respuesta: porque para considerar de modo crítico el lenguaje hay que empezar por ser crítico, en general. Y eso, en estos tiempos, se lleva poco y mal.

jueves, 15 de enero de 2015

EL NÚCLEO DEL SINTAGMA NOMINAL: SUSTANTIVOS Y PRONOMBRES

Empezamos el repaso a las estructuras de los distintos sintagmas vistos en el tema anterior de lengua y estudiamos los componentes de cada uno de ellos desde el punto de vista morfológico (según su forma), semántico (según su significado) y sintáctico (según su función).
En la oración simple, en el sintagma nominal siempre funcionan como núcleo del sintagma o un sustantivo, o un pronombre o  una palabra sustantivada.
Los sustantivos (o nombres) son las palabras con las que designamos y clasificamos los seres y entidades de la realidad pensándolos como conceptos independientes. Son palabras variables que admiten morfemas flexivos de género y número.
Los pronombres equivalen a un sustantivo y son palabras que poseen un significado ocasional, no permanente, en función de la situación de comunicación y del contexto del discurso. Tienen un valor deíctico, es decir, señalador, pues se refieren a realidades que están en la situación de comunicación o a sustantivos que han aparecido o van a aparecer en el texto. Tienen distintas formas y admiten, según las clases, morfemas de género, número y persona gramatical. Los pronombres pueden ser personales, demostrativos, posesivos, numerales, indefinidos, interrogativos, exclamativos y relativos.
Las diferentes clases de palabras (adjetivos, adverbios, verbos,...) pueden transformarse en sustantivos y convertirse en palabras sustantivadas que van precedidas de determinantes y que desempeñan la función de núcleo del sintagma nominal.
Todo esto está desarrollado en la presentación que he preparado para explicar el tema en clase y que os dejo a continuación.

martes, 13 de enero de 2015

LOS SÍMBOLOS DEL «ROMANCERO GITANO» DE FEDERICO GARCÍA LORCA

La lectura del «Romancero gitano» siempre sorprende por el uso que hace García Lorca de los símbolos. Los símbolos o imágenes físicas que sugieren algo no perceptible por los sentidos (una idea, un sentimiento, una obsesión, una angustia,...) apuntan en esta obra a «esas fuerzas elementales que desencadenan conflictos irresolubles y que se desatan sin que el hombre pueda controlarlas [...]: las ansias de libertad, la violencia, el erotismo, la frustración amorosa, la pena, el destino trágico», en palabras de Pedro Lumbreras y Sara Lumbreras. Del estudio que realizan estos dos autores en el prólogo a la edición de «Romancero gitano» de la editorial Akal tomo este cuadro esquemático que resume de una forma muy acertada todos los comentarios que hemos ido realizando de los romances leídos en clase y el contenido de los apuntes que estáis trabajando en casa.


Símbolo
Significado
Romance
Elementos naturales
Luna

Muerte, influjo maléfico
«Romance de la luna, luna»/«Burla de don Pedro a caballo» (vv.16-17)
Mar
Ansia de felicidad amorosa
«Romance sonámbulo» (v.24)
Muerte
«Romance de la pena negra» (v.17)
Agua
Llanto
«Romance de la Guardia Civil Española» (v.55)
Sombra
Pena amorosa
«Romance de la pena negra» (v.6)
Muerte
«Romance de la Guardia Civil Española» (v.55)
Viento
Anuncia la tragedia
«Romance de la Guardia Civil Española» (v.33)
El erotismo masculino
«Preciosa y el aire»
Arena
Destrucción
«Romance de la Guardia Civil Española» (v.124)
Seres humanos
Jinete
Presagio de muerte
«Romance de la luna, luna» (v.21)
Guardia Civil
Brazo ejecutor del poder político y religioso que reprime a los gitanos
«Romance de la Guardia Civil Española»
Colores
Verde
Instinto sexual masculino
«Preciosa y el aire» (v.38)
Frustración amorosa y muerte
«Romance sonámbulo»
Malva
Muerte
«La monja gitana» (v.2)
Amarillo
Muerte
«Muerto de amor» (v.11)
Fluidos
Sangre
Sensación cromática
«Reyerta» (vv. 2-3)
Instinto sexual
«Thamar y Amnón» (vv. 59-60)
Muerte
«Reyerta» (vv. 25-26)
Ginebra
(Alcohol)
El mundo civilizado, ajeno al universo mítico de los gitanos
«Preciosa y el aire» (v.53)
Animales
Zumaya
Mal augurio
«Romance de la luna, luna» (v.29)
Caballo
Pasión desenfrenada
«Reyerta» (v. 7)/ «Romance de la pena negra» (v.6)/ «Thamar y Amnón» (v. 69)
Horror, destrucción y muerte
«Romance de la Guardia Civil Española» (v.29)
Presagio de muerte
«Martirio de Santa Olalla» (v.2)
Gallo
Anuncia la destrucción y el sacrificio de los gitanos
«Romance de la Guardia Civil Española» (v.31)
Flores y plantas
Azucena
Pureza y fertilidad
«San Gabriel» (v.32)
Campanilla
Alegría
«San Gabriel» (v.38)
Siempreviva
Mal presagio, muerte
«San Gabriel» (v.70)
Adelfa
Muerte
«Romance del emplazado» (v.25)
Cicuta
Muerte
«Romance del emplazado» (v.28)
Ortiga
Muerte
«Romance del emplazado» (v.28)
Árbol
La cruz del martirio
«Martirio de Santa Olalla» (v.52)
Objetos
Vara de mimbre
Señorío, nobleza, dignidad, elegancia del gitano
«Prendimiento de Antoñito el Camborio» (v.3)
Cuchillo
Valentía y agresividad, asociadas al sentido de la hombría del gitano
«Prendimiento de Antoñito el Camborio» (v.37)
Pozo
(aljibe)
La pasión estancada
«Romance sonámbulo»
Espejo
La vida sedentaria del hogar
«Romance sonámbulo»