martes, 21 de octubre de 2014

EL NUEVO DICCIONARIO

La publicación del nuevo Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española ocupó la semana pasada los espacios culturales de los medios de comunicación. Entre los rasgos característicos más destacados, todos señalaron la depuración del sexismo, la introducción de numerosos americanismos y la aparición de numerosas palabras relacionadas con las redes sociales y los avances tecnológicos. Según la Academia se ha pretendido enriquecer, modernizar y hacer más coherente el nuevo diccionario.
Resulta interesante este artículo del periódico El País en el que se muestran ejemplos de todas las nuevas palabras y acepciones que se incorporan, así como de las palabras que desaparecen y de las que todavía siguen generando polémica.
En estos vídeos de los informativos de TVE y La Sexta también os podéis enterar de manera rápida de este acontecimiento cultural que tanto revuelo ha generado en los medios, no se sabe muy bien si por un interés real por el buen uso de la lengua o simplemente como una muestra más de una potente campaña comercial.

viernes, 17 de octubre de 2014

SOBRE LOS GÉNEROS LITERARIOS

Amilkar Feria Flores
Los autores siempre han reflexionado acerca de la naturaleza de sus obras y, por tanto, se han preocupado por definir su quehacer creativo. 
Los autores disponen de un gran abanico de posibilidades para expresar aquello que desean. Ese abanico se concreta en los diferentes géneros y subgéneros literarios entre los que deben optar. Elegir un tipo de obra u otra condiciona el molde en el que los autores van a trabajar.
Os dejo las definiciones que tres escritores dieron sobre los géneros literarios que les ocuparon, para comprender mejor el alcance y valor de toda obra literaria.
El poeta mexicano Octavio Paz en su poema «Decir, hacer» nos acerca a la poesía, un género siempre tan  dificíl de definir con palabras.
Entre lo que veo y digo,
Entre lo que digo y callo,
Entre lo que callo y sueño,
Entre lo que sueño y olvido
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
Las palabras se abren.


El cuentista Augusto Monterroso también reflexionó sobre el género que le ocupó toda su vida, el cuento, y nos dejó estas palabras sobre la dificultad de describirlo.

Si a uno le gustan las novelas, escribe novelas; si le gustan los cuentos, uno escribe cuentos. Como a mí me ocurre lo último, escribo cuentos. Pero no tantos: seis en nueve años, ocho en doce. Y así.
Los cuentos que uno escribe no pueden ser muchos. Existen tres, cuatro o cinco temas; algunos dicen que siete. Con ésos debe trabajarse.
Las páginas también tienen que ser sólo unas cuantas, porque pocas cosas hay tan fáciles de echar a perder como un cuento. Diez líneas de exceso y el cuento se empobrece; tantas de menos y el cuento se vuelve una anécdota y nada más odioso que las anécdotas demasiado visibles, escritas o conversadas.
La verdad es que nadie sabe cómo debe ser un cuento. El escritor que lo sabe es un mal cuentista, y al segundo cuento se le nota que sabe, y entonces todo suena falso y aburrido y fullero. Hay que ser muy sabio para no dejarse tentar por el saber y la seguridad.

Sobre el teatro recordaremos las emotivas palabras del dramaturgo mexicano Víctor Hugo Rascón Banda en el mensaje del «Día mundial del Teatro» de 2006.

El teatro conmueve, ilumina, incomoda, perturba, exalta, revela, provoca, trasgrede. Es una conversación compartida con la sociedad. El teatro es la primera de las artes que se enfrenta con la nada, las sombras y el silencio para que surjan la palabra, el movimiento, las luces y la vida.
El teatro es un hecho vivo que se consume a sí mismo mientras se produce, pero siempre renace de las cenizas. Es una comunicación mágica en la que cada persona da y recibe algo que la transforma.
El teatro refleja la angustia existencial del hombre y desentraña la condición humana... A través del teatro, no hablan sus creadores, sino la sociedad de su tiempo.

martes, 7 de octubre de 2014

SOBRE EL TEXTO LITERARIO

Los textos literarios, cantados por Neruda en la Oda al libro por su capacidad de evocación y de imaginación, serán el motivo de atención de las próximas clases. Como ya indiqué en otra entrada anterior, el primer tema de literatura de este curso repasa todo lo que se vio en 2º de ESO sobre el texto literario: características, géneros literarios, métrica y figuras literarias. Para refrescar todos los conceptos básicos sobre estas cuestiones conviene repasar el libro de texto o volver a ver la presentación con la que explico en clase este tema.



Conviene también realizar y repasar las diferentes actividades del libro y de las fichas para poner en práctica todo lo estudiado, porque el repertorio de términos literarios es muy amplio. Podéis poner a prueba vuestros conocimientos realizando esta actividad interactiva (hot potatoes) que he preparado sobre las figuras literarias.

viernes, 3 de octubre de 2014

REDACTAR UN TEXTO EXPOSITIVO: «ESPAÑA, PAÍS PLURILINGÜE»

Durante este curso vamos a escribir varios textos de distinta naturaleza. Empezaremos con la redacción de un texto expositivo de unas treinta líneas sobre uno de los temas que se han explicado en clase, la situación lingüística de España en la actualidad. Para ello podéis seguir las pautas explicadas en clase y que se recogen en esta presentación.


Aprender a escribir bien este tipo de texto os ayudará en vuestro trabajo de estudiantes pues mejora la competencia lingüística poniendo en juego varias destrezas y habilidades: buscar información, sintetizar y resumir, estructurar y ordenar ideas, redactar con claridad, revisar la escritura,...

lunes, 29 de septiembre de 2014

TOMA DE CONTACTO: LA COMUNICACIÓN Y LAS VARIEDADES DE LA LENGUA

El curso de 3º de ESO comienza con dos unidades didácticas dedicadas a repasar contenidos de 2º de ESO: una dedicada a lengua y otra a literatura. Una buena ocasión para refrescar términos con los que seguiremos trabajando durante todo el curso y una oportunidad para ampliar algunas cuestiones sobre asuntos que nos ocupan siempre.
La unidad didáctica de lengua aborda, por un lado, el tema de la comunicación y las funciones del lenguaje y, por otro, las variedades (geográficas, sociales e individuales) de la lengua y la situación lingüística de España en la actualidad. La unidad de literatura nos ocupará una próxima entrada del blog.
Para repasar esta unidad os dejo las dos presentaciones que se han explicado y trabajado en clase. Además de las actividades del libro y de las fichas, recordad que hay que redactar un texto expositivo sobre el tema «España, país plurilingüe», siguiendo las pautas marcadas en clase.



martes, 23 de septiembre de 2014

EL HOMBRE Y LA LENGUA

Ilustración tomada de infociudadano
Esta reflexión de Pedro Salinas sobre la importancia de conocer la lengua propia como forma de desarrollo personal es una interesante lectura que sirve para fundamentar los objetivos de la materia de Lengua castellana y Literatura, una cuestión que nos ocupa siempre a principio de curso.
Es parte de un interesante ensayo del autor (En defensa del lenguaje) en el que afirma, entre otras cuestiones, que el lenguaje es el modo «que se le da al hombre de tomar posesión de la realidad, de adueñarse del mundo» o que «la lengua no sirve al hombre para expresar alguna cosa, sino también para expresarse a sí mismo».

EL HOMBRE SE POSEE EN LA MEDIDA QUE POSEE SU LENGUA

No habrá ser humano completo, es decir, que se conozca y se dé a conocer, sin un grado avanzado de posesión de su lengua. Porque el individuo se posee a sí mismo, se conoce, expresando lo que lleva dentro, y esa expresión sólo se cumple por medio del lenguaje. Ya Lazarus y Steindhal, filólogos germanos, vieron que el espíritu es lenguaje y se hace por el lenguaje. Hablar es comprender, y comprenderse es construirse a sí mismo y construir el mundo. A medida que se desenvuelve este razonamiento y se advierte esa fuerza extraordinaria del lenguaje en modelar nuestra misma persona, en formarnos, se aprecia la enorme responsabilidad de una sociedad humana que deja al individuo en estado de incultura lingüística. En realidad, el hombre que no conoce su lengua vive pobremente, vive a medias, aún menos. ¿No nos causa pena, a veces, oír hablar a alguien que pugna, en vano, por dar con las palabras, que al querer explicarse, es decir, expresarse, vivirse, ante nosotros, avanza a trompicones, dándose golpazos, de impropiedad en impropiedad, y sólo entrega al final una deforme semejanza de lo que hubiera querido decirnos? Esa persona sufre como de una rebaja de la dignidad humana. No nos hiere su deficiencia por razones de bien hablar, por ausencia de formas bellas, por torpeza técnica, no. Nos duele mucho más adentro, nos duele en lo humano; porque ese hombre denota sus tanteos, sus empujones a ciegas por las nieblas de su oscura conciencia de la lengua, que no llega a ser completamente, que no sabremos nosotros encontrarlo. Hay muchos, muchísimos inválidos del habla, hay muchos cojos, mancos, tullidos de la expresión. Una de las mayores penas que conozco es la de encontrarme con un mozo joven, fuerte, ágil, curtido en los ejercicios gimnásticos, dueño de su cuerpo, pero cuando llega al instante de contar algo, de explicar algo, se transforma de pronto en un baldado espiritual, incapaz de moverse entre sus pensamientos; ser precisamente lo contrario, en el ejercicio de las potencias de su alma, a lo que es en el uso de las fuerzas de su cuerpo. Podrán salirme al camino los defensores de lo inefable, con su cuento de lo más hermoso del alma se expresa sin palabras. No lo sé. Me aconsejo a mí mismo una cierta precaución ante eso de lo inefable. Puede existir lo más hermoso de un alma sin palabras, acaso. Pero no llegará a tomar forma humana completa, es decir, convivida, consentida, comprendida, por los demás.

martes, 16 de septiembre de 2014

VENTANAS SOBRE LA PALABRA

Ilustración de J. F. Borges para
Las palabras andantes
Empezaremos este curso en el blog dando la bienvenida a todos los que se incorporan por primera vez a él y volviendo a leer al escritor uruguayo Eduardo Galeano. En su maravilloso libro Las palabras andantes dedicó varios textos breves al valor de la palabra. Cada uno de esos textos llevaba ese sugerente título de Ventana  a la palabra. Los ofrezco ahora todos juntos para que en el comienzo de este nuevo curso nos asomemos a ese mundo mágico e inagotable de las palabras, portadoras del conocimiento pero también de la imaginación.
En el blog, en cierta forma, también seguiremos abriendo nuevas ventanas sobre las palabras para entenderlas y apreciarlas mejor.



I
Los cuentacuentos, los cantacuentos, sólo pueden contar mientras la nieve cae. Así manda la tradición. Los indios del norte de América tienen mucho cuidado con este asunto de los cuentos. Dicen que cuando los cuentos suenan, las plantas no se ocupan de crecer y los pájaros olvidan la comida de sus hijos.


II
En Haití, no se puede contar cuentos durante el día. Quien cuenta de día, merece la desgracia: la montaña le arrojará una pedrada en la cabeza, su madre sólo podrá caminar en cuatro patas.
Los cuentos se cuentan en la noche, porque en la noche vive lo sagrado, y quien sabe contar cuenta sabiendo que el nombre es la cosa que el nombre nombra.



III
En lengua guaraní, ñe´ë significa "palabra" y también significa "alma".
Creen los indios guaraníes que quienes mienten la palabra, o la dilapidan, son traidores del alma.



IV
Magda Lemonnier recorta palabras de los diarios, palabras de todos los tamaños, y las guarda en cajas. En caja roja guarda las palabras furiosas. En caja verde, las palabras amantes. En caja azul, las neutrales. En caja amarilla, las tristes. Y en caja transparente guarda las palabras que tienen magia.
A veces, ella abre las cajas y las pone boca abajo sobre la mesa, para que las palabras se mezclen como quieran. Entonces, las palabras le cuentan lo que ocurre y le anuncian lo que ocurrirá.




V
Javier Villafañe busca en vano la palabra que se le escapó justo cuando iba a decirla. ¿Adónde se habrá ido esa palabra que tenía en la punta de la lengua? ¿Habrá algún lugar donde se juntan las palabras que no quisieron quedarse? ¿Un reino de palabras perdidas? Las palabras que se te fueron, ¿dónde te están esperando?



VI
La A tiene las piernas abiertas.
La M es un sube y baja que va y viene entre el cielo y el infierno.
La O, un círculo cerrado, te asfixia.
La R está notoriamente embarazada.
-Todas las letras de la palabra AMOR son peligrosas comprueba Romy Díaz-Perera.
Cuando las palabras salen de la boca, ella las ve dibujadas en el aire.



VII
Llevaba más de veinte años preso, cuando la descubrió.
La saludó con la mano, desde la ventana de su celda, y ella le respondió desde la ventana de su casa.
Después, le habló con trapos de colores y con letras grandes. Las letras formaban palabras que ella leía con largavistas. Ella contestaba con letras más grandes, porque él no tenía largavistas.
Y así les creció el amor.
Ahora Nela y el Negro Viña se sientan espalda contra espalda. Si uno se va, el otro se cae.
Ellos venden vino frente a las ruinas de la cárcel de Punta Carretas, en Montevideo.




VIII
Los forasteros habían llegado, y el rabino no tenía nada para ofrecerles. Entonces el rabino fue al huerto y le habló. Habló a las plantas con palabras que venían, como ellas, de la tierra regada. Y las plantas recibieron esas palabras y súbitamente maduraron y dieron frutas y flores. Y así el rabino pudo agasajar a sus huéspedes. Lo cuenta la Cábala. Y la Cábala cuenta que el hijo del rabino quiso repetirlo, pero el huerto fue sordo a sus palabras y ninguna planta creyó ni creció. El hijo del rabino no pudo. Pero, ¿y el rabino? ¿Pudo el rabino repetir su propia hazaña? La Cábala no lo cuenta. ¿Qué pasó con el rabino si nunca más le contestaron el naranjo, ni el tomate, ni el jazmín? ¿Sabe callar la palabra cuando ya no se encuentra con el momento que la necesita ni con el lugar que la quiere? Y la boca, ¿sabe morir?