miércoles, 1 de abril de 2020

DISTANTEMENTE JUNTOS (XIII): LOS POEMAS DEL SILENCIO

EL SILENCIO
Qué espléndida laguna es el silencio
allá en la orilla una campana espera
pero nadie se anima a hundir un remo
en el espejo de las aguas quietas
Mario Benedetti


En estos días de confinamiento, en los que estamos distantemente juntos a través de estas lecturas compartidas, hemos descubierto en las ciudades el silencio. Comparto hoy con los lectores del blog algunos poemas que hablan del silencio que puede ser tan sugerente y tan fecundo. Aprovechémoslo.

SILENCIO
Yo que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar
y eso se conoce creciendo
sin otro goce que crecer,
sin más pasión que la substancia,
sin más acción que la inocencia,
y por dentro el tiempo dorado
hasta que la altura lo llama
para convertirlo en naranja.
Pablo Neruda


SILENCIO
Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.
Octavio Paz


AL SILENCIO
Oh voz, única voz: todo el hueco del mar,
todo el hueco del mar no bastaría,
todo el hueco del cielo,
toda la cavidad de la hermosura
no bastaría para contenerte,
y aunque el hombre callara y este mundo se hundiera
oh majestad, tú nunca,
tú nunca cesarías de estar en todas partes,
porque te sobra el tiempo y el ser, única voz,
porque estás y no estás, y casi eres mi Dios,
y casi eres mi padre cuando estoy más oscuro.
Gonzalo Rojas

martes, 31 de marzo de 2020

DISTANTEMENTE JUNTOS (XII): VENTANAS SOBRE LA MEMORIA, POR EDUARDO GALEANO

 Para los navegantes con ganas de viento, 
la memoria es un puerto de partida.
Eduardo Galeano
Sin duda, estos días quedarán grabados en nuestra memoria y de ella tendremos que tirar para construir nuestro futuro. Eduardo Galeano, uno de los autores favoritos del blog, escribió muchas "ventanas", breves narraciones que invitan a la reflexión desde un profundo lirismo, sobre las palabras (ya compartidas en el blog), el arte, la muerte, o la memoria, en su excepcional libro Las palabras andantes. Comparto con los lectores estas cinco ventanas que dedicó a la memoria que es, para los navegantes con ganas de viento, un puerto de partida. Espero que sean tan sugerentes estas ventanas como las que miramos estos días extraños y nos evocan y nos recuerdan tantas vivencias pasadas.



I
A orillas de otro mar, otro alfarero se retira en sus años tardíos.
Se le nublan los ojos, las manos le tiemblan, ha llegado la hora del adiós. Entonces ocurre la ceremonia de la iniciación: el alfarero viejo ofrece al alfarero joven su pieza mejor. Así manda la tradición, entre los indios del noroeste de América: el artista que se va entrega su obra maestra al artista que se inicia.
Y el alfarero joven no guarda esa vasija perfecta para contemplarla y admirarla, sino que la estrella contra el suelo, la rompe en mil pedacitos, recoge los pedacitos y los incorpora a su arcilla.

II
Un refugio?
¿Una barriga?
¿Un abrigo para esconderte cuando te ahoga la lluvia, o te parte el frío, o te voltea el viento?
¿Tenemos un espléndido pasado por delante?
Para los navegantes con ganas de viento, la memoria es un puerto de partida.

III
Quien nombra, llama. Y alguien acude, sin cita previa, sin explicaciones, al lugar donde su nombre, dicho o pensado, lo está llamando.
Cuando eso ocurre, uno tiene el derecho de creer que nadie se va del todo mientras no muera la palabra que llamando, llameando, lo trae.

IV
Bajo la mar viaja el canto de las ballenas, que cantan llamándose.
Por los aires viaja el silbido del caminante, que busca techo y mujer para hacer noche.
Y por el mundo y por los años, viaja la abuela.
La abuela viaja preguntando:
- ¿Cuánto falta?
Ella se deja ir desde el tejado de la casa y navega sobre la tierra. Su barca viaja hacia la infancia y el nacimiento y antes:
- ¿Cuánto falta para llegar?
La abuela Raquel está ciega, pero mientras viaja ve los tiempos idos, ve los campos perdidos: allá donde las gallinas ponen huevos de avestruz, los tomates son como zapallos y no hay trébol que no tenga cuatro hojas.
Clavada a su silla, muy peinada y muy limpita y almidonada, la abuela viaja su viaje al revés y nos invita a todos:
– No tengan miedo – dice – . Yo no tengo miedo.
Y se desliza la leve barca por la tierra y el tiempo.
¿Falta mucho? – pregunta la abuela, mientras va.

V
Viaja la luz de las estrellas muertas, y por el vuelo de su fulgor las vemos vivas.
La guitarra, que no olvida a quien fue su compañero, suena sin que la toque la mano.
Viaja la voz, que sin la boca sigue.